logosmall

es ch icon5

Campeonato de Básquetbol

“Sometimes you win, sometimes you learn”

Aún recuerdo esa lluviosa tarde en Valdivia cuando mi primer profesor de básquetbol me dijo que lanzara el balón contra la pared y que después saltara lo máximo que pudiera para así poder agarrarlo. Ese gesto, por muy simple que parezca, me llevó por lugares tan distantes de mi querido Valdivia y me permitió tener ciertas vivencias que a esos tempranos 10 años nunca habría podido imaginar.

Los caminos de la vida enseñan cosas que a veces no estamos preparados parar entender. Yo no entendía, por ejemplo, por qué tenía que hacer ese ejercicio tantas veces seguidas. Años después, me hizo sentido tal ejercicio producto del refrán que habla acerca de que la “práctica hace al maestro”. Hoy lo miro, lo abrazo y lo entiendo como un pilar esencial en mi labor, la cual me llena de orgullo y satisfacción. En esa línea, cuando ingresé a pedagogía, nunca me planteé dentro de mis posibilidades que llegaría a trabajar en un colegio alemán siendo profesor de inglés. Tampoco visualicé, que llegaría algún día a ser entrenador de básquet -que llegaría a ser el “coach” de un equipo- y que ese equipo, en poco más de un año, lograría coronarse campeón por primera vez de un torneo interescolar.

Dentro de todo, me parece importante resaltar que no siempre los procesos terminan de la mejor manera. Hoy nos tocó ganar y celebrar, pero antes también tuvimos episodios difíciles y duros. A veces se gana, a veces se aprende, me dijo una vez una colega y hoy eso lo veo con mucha claridad. Como equipo nos dimos cuenta de ciertas falencias y tratamos de superarlas. Del mismo modo, deseo profundamente que estos jugadores y el resto de las y los estudiantes del colegio sean capaces de hacer el ejercicio de reflexionar en torno a esas palabras y dimensionar las implicancias de ese importantísimo mensaje. Porque, a fin de cuentas ¿quién sabe lo que la vida nos tiene preparado?

No puedo dejar de lado en estas líneas a mis jugadores, quienes me enseñaron, con cada balón que disputaron, a dar lo mejor de sí; quienes me hicieron vibrar y emocionarme hasta la última parte de mi cuerpo y quienes, con su entrega en cada encuentro, hicieron mover a alumnos, exalumnos, amigos y familiares. Sólo puedo finalmente, decirles lo agradecido que estoy e invitar al resto de la comunidad a que se sumen a este lindo proyecto deportivo.

Profesor Diego Acevedo